28 febrero 2010

Sobre coisas simples


Ia redescobrindo que coisas simples faziam o seu coração florir. Desde então, sentia as suas mãos cada vez mais leves. Cheios de delicadeza, seus dedos tocaram aquelas palavras. Estavam inundadas de luz. E essa luz era suave como o sol que se esparrama sobre nós numa tarde de primavera. Suave como o vento às vezes acaricia a pele. Como o cheiro guardado em alguns livros ou as paisagens que só podem ser vistas nos sonhos.
*
Iba redescubriendo que cosas sencillas hacían su corazón florecer. Desde entonces, sentía sus manos cada vez más leves. Llenos de delicadeza, sus dedos tocaron aquellas palabras. Estaban inundadas de luz. Y esa luz era suave como el sol que se desparrama sobre nosotros en una tarde de primavera. Suave como el viento a veces acaricia la piel. Como el olor guardado en algunos libros o los paisajes que solo pueden ser vistos en los sueños.

Sentido da simplicidade
Yannis Ritsos


Escondo-me atrás de coisas simples,
para que me encontres.
Se não me encontrares, encontrarás as coisas,
tocarás o que minha mão já tocou,
os traços juntar-se-ão de nossas mãos,
uma na outra.

A lua de agosto brilha na cozinha
como pote estanhado (pela razão já dita),
ilumina a casa vazia e o silêncio ajoelhado,
este silêncio sempre ajoelhado.

Cada palavra é a partida
para um encontro - muita vez anulado –
e só é verdadeira quando, para esse encontro,
ela insiste, a palavra.

(Tradução de Eugénio de Andrade)

*

El significado de la sencillez
Yannis Ritsos

Detrás de las cosas sencillas me oculto para que me encontréis.
Si no me encontráis, encontraréis las cosas.
Tocaréis lo que tocó mi mano,
se juntarán las huellas de nuestras manos.

La luna de agosto brilla en la cocina
como el puchero estañado (esto también ocurre por lo que digo)
alumbra la casa vacía y su silencio arrodillado
-el silencio siempre está de rodillas-.

Cada palabra es una salida
hacia un encuentro, a menudo frustrada,
y es palabra verdadera, en tanto insiste en el encuentro.

(Traducción de Román Bermejo Lopez-Muñiz)

9 comentarios:

Juan Bautista Morán dijo...

El poder de lo simple como si en ello se expresara lo universal. Y esa dimensión que tiene lo profundo de estar hecho quizás para los otros, como un acto de profunda solidaridad.

Tus palabras, como siempre tan hermosas, me llenan de imágenes en las que me deleito.

En otro momento sigo dejándote aquí mi agradecimiento por tu delicadeza y tu mirada.

Un abrazo

Clarice Baricco dijo...

Ayyyyyyyyyyyyyy deveras que esto me fascina.
Toda esa cotidianidad, esa profundidad metida en la sencillez.
Tu sentir es hermoso. Y el poema también.
Me encanta como fotografías Tania y copiaré tu estilo.
(Con Juan ni puedo)
Sigo pensando en esa dicha que tuvo B de estar contigo.

Mis abrazos.

Nydia Bonetti dijo...

Passear pelo Canto de Espumas faz bem pra alma... Saio daqui sempre mais leve. Beijos!

Tania dijo...

Gracias a todos.

Creo firmemente Juan, que los pequeños y sencillos momentos de belleza y ternura iluminan la Vida y nos salvan de ser cubiertos por el polvo de los días. Es así, sencillo…

Pues, Graciela, acabo de revisitar el rincón de tus fotos, he paseado por la de los libros (me encantan...) y por las artesanías (me alucinan!). Y acerca de la dicha, ya lo sabes, ya lo sabes!

Nydia: obrigada por nos visitar. Saiba que ando desfrutando muito dos seus poemas mínimos.

Um abraço e bom final de semana!

El Toro de Barro dijo...

A las cosas que para hacerse notar necesitan rodearse de sofisticación les pasa un poco como a esas mujeres que son capaces de usar enormes e incómodos tacones para ir a cualquier lugar que no sea su propia casa, en vez de confiar en el poder de su sencillez y de su autenticidad: ese tipo de cosas no dejan más rastro que el de unos dedos en la arena de una playa...
El poema de Ritzos es, realmente fabuloso...
Y en cuanto a ti, Tania, qué puedo decirte salvo que siempre sabes pacíficar mi espíritu...


Cada palabra es una salida
hacia un encuentro, a menudo frustrada,
y es palabra verdadera, en tanto insiste en el encuentro.

AnaR dijo...

Irradian luz...me quedo con esto que es un todo que la mirada define.Y es que el valor de las cosas simples, está ahí, en la luz de una mirada.

Un abrazo

Tania dijo...

Caro Carlos, es cierto que al contrario de la ostentación, lo sencillo y autentico guarda una inmensa fuerza y lo que es profundo, eso permanece en nosotros. No conocía a ese poeta antes y me fascinó cuando encontré el poema, como traduce una ansia profunda en nuestro ser, que es una búsqueda y una ofrenda al mismo tiempo.

Bienvenida, Ana. Tu comentario me ha hecho recordar algo que dijo el poeta Mário Quintana, que una mirada de indiferencia a un jardín podía matar sus flores. Entonces creo que sí, la luz de una mirada puede alumbrar las cosas y hasta, hacer vivo un jardín. Ah, ya he visitado tu blog, ¡qué hermoso es!

Gracias y abrazos

Bel M. dijo...

Sí, hermosas palabras y difíciles, porque es difícil decir lo simple. Una vez con unos amigos hicimos un juego: ¿qué elegirías si a partir de ahora pudiera comer siempre y sólo una y misma cosa? Después de pensar unos segundos, todos, pero todos, elegimos cosas simples: pan o arroz o pasta... alimento.
Un abrazo, Tania.

carmen dijo...

Tania, de nuevo vengo para saborear la paz que envuelve cada entrada que dejas.
Las personas que viven en la sencillez normalmente se nutren de toda relación cercana con la naturaleza y son capaces de conocer su propio yo interior.
Me encata visitaros, me encanta formar parte de vuestra sencillez...

Un abrazo