25 mayo 2007

La caricia

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos... En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

La caricia perdida

Alfonsina Storni












¿Qué se hace ante la belleza? Yo guardo silencio. Mi corazón late suavemente como si fuera una ligera manecilla. Los ojos tiemblan ante las imágenes. Contemplo la fotografía como un sueño, tan cercano, tan lejano. El ojo de él me seduce con sus pestañeos. Me permite acariciarlo e impregnarme de todo lo que le rodea. Los recuerdos me acechan, las palabras salen a flote cuando estaban a punto de ahogarse. La lluvia otoñal las rescata y el susurro de las hojas me regala una historia inventada. Toco esa imagen y me acuesto en el centro de ella. Transparente. Tibia. Magenta. Me he transformado en una fotografía, tan sepia, tan antigua. La belleza de tu arte me da vida. Puedo morir en paz. Azul fuego soy.

Clarice Baricco (Graciela)
Las palabras son mis ojos

El texto y las fotografías tienen una pequeña historia: Graciela me pidió la imagen de una bicicleta para su blog y yo le pedí a cambio un texto sobre el que poder inventar imágenes. Así ha nacido este pequeño comentario. Saludos a tod@s ya de vuelta.

23 comentarios:

Miguel dijo...

Una simbiósis excelente entre magníficos creadores...

Un abrazo

Marquinho dijo...

Impresionante combinación de imagen y texto, felicitaciones a los dos, han logrado una perfecta química. Un abrazo

Sirena dijo...

La huella de tus caricias matan mi tristeza... Magníficas fotos, genial el texto. Abrazos, maestro. ;)

Silvia dijo...

Esto si que es una obra de arte: tus preciosas imágenes y las maravillosas palabras de la gran Clarice.
Simplemente maravilloso.
Besos

Tania dijo...

“Distribuís el corazón por todas las cosas”... (de un poema Nahua)

Así me parece la caricia, flor sembrada en el corazón; y aunque el viento lleve sus petalos, ya en si es maravilla por la llama que la hizo nacer...

Así me parece, corazones distribuidos, el encuentro de vuestras voces suaves, maravillosamente poéticas... Tengo el alma emocionada por tanta belleza... Gracias a los dos.

Besos muy especiales. Uno para ti, Juan, y otro para la preciosa Clarice :)

Anna. dijo...

Se me van de los dedos las palabras...

Has regresado...

Anna.

Persio dijo...

la belloeza debe ser encontrada y respetada dentro de cada uno de nosotros, precioso texto saludos!

Lady Zurikat dijo...

Y yo no mande ninguno por esa foto de la galeria del horror! Que espanto! Ese paisaje de fondo de suburbio triste a cambio de nada. Dice mi gata si cuenta una caricia de su rosada pata....

Juan Arenas dijo...

Muy bello; y muy oportuno que un 25 de mayo se le dé la palabra a una rioplatense. Saludos, por la Poesía, por la hermandad latimoamericana, y la segunda y definitiva Independencia.

juan

Osselin dijo...

Acaríciame
y que tu gesto sea
un lento viaje
con final conocido
Acaríciame
y lee mi entrega
en un lento parpadeo
con un gesto de tu mano
Acaríciame
en largo camino
que me haga presentir
mil veces en mis labios
el sabor dulce y tierno
a menta y miel
a salitre y nardo
de nuestro amor
encadenado.

Poema de Osselin

Anna. dijo...

Un abrazo...

Anna.

Anna. dijo...

y aun asi la lluvia sigue meciendose en los rincones del Alma...

volamos sobre la Lluvia.

Un abrazo.

Anna.

Isa dijo...

Sin duda una brillante colaboración.
Saludos y mi felicitación para ambas.

Clarice Baricco dijo...

Juan:
Muchas gracias por creer en mi.
Las imágenes son hermosas.

Tania:
Muchas gracias por el cariño brindado.

Graciela

Otra Chilanga dijo...

¡Cuántas caricias... a la mirada!

Osselin dijo...

Me encanta este gran salto cualitativo de tu fotografía. Especialmente la última es soberbia.

JuanBM dijo...

Saludos a tod@s.

Hacer un blog visto desde fuera puede sonar a narcisismo y sin embargo, me he dado cuenta de que tiene mucho de compartir y se comparte lo que uno es, también lo profundo. A veces, a lo largo del día muchas cosas se nos quedan en el tintero. Yo últimamente no tengo ni tiempo pero me gusta dar esa vuelta y perderme en cada uno de vuestros sitios. Encontrar el pensamiento y dibujar la sonrisa. Eso es lo que siento. Y todo esto me recuerda a los cafés y los bares donde uno encuentra a los amigos, aunque sea por esta estrecha ventana. Así que mi aventura empieza cuando terminan las obligaciones sociales, entonces recupero el mínimo sentido de ser uno mismo y también os lo agradezco a vosotros a todos y cada uno. Me gustan los blogs porque en poco se parecen a los periódicos donde lo humano queda reducido a la crónica rosa o a la negra (maldita esta última expresión).

Clarice, ¿cómo no creer en ti? Tu casa tiene el empeño por lo vital, por salir del círculo de piedra para encontrar la emoción, el sentido...y eso tiene mucho valor. Así que la dicha es compartida.

Un abrazo

Juan Arenas dijo...

...No se trata de elegir la violencia, o de que sea ésta una preferencia. Un demente, un marine norteamericano o un ultramontano gendarme de mi país podrían amar la violencia.
No es el caso.
Se trata, en cambio, amigo, del justo y necesario derecho de rebelarse ante la injusticia y ponerle fin con los medios justos y racionales que haya que usar, según el caso: pluma o plomo. Y nada más.
No es una idea extrema; es solo la conciencia de la muerte cotidiana que esta paz siembra entre mi pueblo.

JuanBM dijo...

Como te decía, Juan, respeto profundamente tu punto de vista pero personalmente no creo que la violencia sea racional ni un método. A lo largo de la historia la violencia sólo ha generado más violencia. Los fines no creo que justifiquen los medios, al contrario los deslegitiman de un modo rotundo.

Saludos

Juan Arenas dijo...

Equiparar la violencia de quien oprime a un pueblo con la de quienes luchan por liberarse, es tan antojadizo como igualar a un escalón con el David de Miguel Angel, dado que ambos poseen mármol.

Cuando se es conciente de la muerte diaria que implica esta paz para millones, no se puede objetar en forma metafísica, atemporal y abstracta "la violencia".
Ya que has mencionado La Historia... la sociedad sin siervos, con participación ciudadana y con la idea de igualdad ante la ley, ¿se hubiese podido instaurar de alguna otra manera que no fuese por la fuerza? ¿Alguna vez en la Historia (con un solo ejemplo me basta) un grupo cedió su condición de opresor y sus privilegios en forma pacífica?

Un saludo.


juan

JuanBM dijo...

Juan

No tengo intención de polemizar contigo. La violencia a mi modo de ver no tiene color, es violencia y es la negación radical de lo humano. Me interesa la vida no la muerte.

¿Qué sociedad nacida de la violencia ha instaurado la justicia, los derechos humanos, el propio estado de derecho? ¿cuando? ¿en qué momento histórico?

Ninguna de las dictaduras que asolaron América Latina en décadas pasadas fue sustituida violentamente. Las revoluciones las ganan los más violentos no los que tienen razón o creen en la justicia.

La violencia ha servido a lo largo de la historia para justificar la opresión y la falta de derechos humanos, el avance social. Ahora también, te recomiendo el último informe de Amnistía Internacional.

Mi país tuvo una guerra civil y 40 años de opresión y de exterminio de las personas de izquierda día a día. No nos sacudimos la dictadura a golpe de fusil, sino con diálogo y profundo respeto a los derechos humanos.

Saludos

juan arenas dijo...

...como ejemplos de liberación pacífica son, al menos, inexactos: desde la verdad histórico-fáctica, o desde lo interpretativo.
(En mi país, con más de 30.000 desaparecidos en dictadura, son más incluso los muertos de la falsa democracia: 55 niños mueren por día y por causas evitables aquí. Y te puedo asegurar que si no hubiera sido por la lucha popular en todas sus formas, la bota militar seguiría pisando por aquí, y esos niños muertos con los que me he topado más de una vez por mi labor serían más todavía; perdón, pero no puedo ser desapasionado o políticamente correcto y vivir en el barro; no al menos sin apartarme del camino)

Pero no te molesto más.
Un saludo.





juan

manuel_h dijo...

cada foto, una caricia!