05 abril 2007

Do sonho verde do campo


Sus ojos morenos se llenaron de agua. Las flores de algodón le emocionaban, siempre le parecieron nubes menudas naciendo del suelo. Respiró hondo la belleza con olor de tierra fecundada y miró su gente con devoción. Entonces otra vez aquella vieja sensación: el corazón apretado y un nudo en la garganta con gusto amargo de pan mal repartido.
Hijo de “bóias-frias”, él conoció muy temprano la dura vida que lleva la mayoría de la gente que labora la tierra. El sudor en el rostro, los callos en las manos y tanto valor jamás reconocido. Dueños de nada, hoy recogiendo el algodón, mañana cortando la caña de azúcar, en la semana que viene ¿quien sabe?... arroz, feijão, trigo, mandioca, tomate, milho, café.



Cantiga de Claridad
Thiago de Mello


Campesino, plantas el grano
en lo oscuro — y nace un albor.
Quiero llamarte hermano.

De noche, comiendo el pan
siento el gusto de esa aurora
que te despunta en la mano.

Haces de sombras un haz
de luz para multitudes.
Un compañero tan claro
que vive en la oscuridad.

Y mientras no llegue el día
en que la tierra sea un reino
de trabajo y de alegría,
cantando juntos alcemos
armas de amor en acción.
La rosa ya se hace llama
al hilo del corazón.

Campesino, plantas el grano
en el oscuro y ya nace el agua.
Un día serás el dueño
del sueño verde del campo.
Nunca vi verde tan verde
como el de tu corazón.



Notas:
1. “Bóia-fria” es una expresión del regionalismo brasileño, que puede ser traducida como “comida fria”. Así son conocidos los trabajadores rurales itinerantes, sin trabajo cierto. Ellos traen la comida de casa y en la hora del almuerzo la comen fria, en medio del campo.
2. Las imagenes fueron tomadas del libro “Colheitas do Brasil” (Editora de Cultura, São Paulo, 2006). Con renta revertida para proyectos sociales, reúne reproducciones de 50 obras en batik del artista plástico Luiz Mendes, con la temática de la tierra plantada y el hombre del campo.
3. Batik es un metodo de decorar tejidos que consiste en dibujar con cera algunos motivos, sumergilo en soluciones colorantes, retirar la cera, y repetir la operación para cada color.
4. La traducción del poema es de Aníbal Beça, encontrada en la página del Festival Internacional de Poesía de Medellín.

18 comentarios:

Isa dijo...

Copos de nubes en el campo se empapan del sudor de unas manos, unas manos que lloran por el futuro.
Gracias por compartir los batik.
Saludos.

Luis Vence dijo...

Qué bellísimas metáforas utilizas en el texto. Hermoso y muy bien ilustrado. Me encantó.

Persio dijo...

precioso poema, las nubes clamaron por nuestros joos, la labor del campesino marco el inicio de un camino bucólico y esperanzador.
saludos!!!

Ártemis Sublime dijo...

Precioso texto!
La frescura de la integridad renace con tus palabras.

Un abrazo grande, Tania!

Silvia dijo...

Siempre que visito vuestro blog quedo maravillada. Simplemente excelente.
Saludos

JuanBM dijo...

Sencillamente preciosos, Tania, tu texto, el poema y los batik.

Hace tiempo quise aprender a hacerlos, fascinado por los colores y acudí a un taller de un artista africano.

Todo me ha recordado que aquí también hubo trabajadores itinerantes, jornaleros, trabajadores de un día y otro, según la voluntad del patrón- Hoy ese puesto lo ocupan muchos inmigrantes, dedicados a la recogida de fruta esencialmente.

Te dejo también aquí un poema que he recordado, escrito por Miguel Hernández, Andaluces de Jaén.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.


Bueno, espero que lo hayas pasado bien en estos días de descanso.

Y saludo también a l@s comentaristas.

Abrazos

Osselin dijo...

Algodón
empapado en sudor y sangre
Algodón
entre pinchazos de hambre
Algodón
entre blues y candomblé
Algodón
Con el niño a cuestas
Algodón
de manos callosas
y sangrantes
Campos habitados
de desesperanzas
de gritos mudos
de rotas almas.

Poema de Osselin.

Aitor Lourido dijo...

bonita creación!

recordaba la historia de los "agosteros" castellanos (uno de ellos mi bisabuelo), que bajo el astro abrasador recogían, a mano, las ingentes cantidades de cereal plantadas en la "ancha castilla".

ya nada queda de esto. ni callos en las manos ni sudor en la frente. la máquina, imperturbable, ostenta su eficiencia. no hay "bracero" que la iguale.

veo a los campesinos de hoy en día, con gran "bandullo" y carpeta bajo el brazo, y me atacan los demonios. estos ya sólo "cultivan" subvenciones. así se marchite la cosecha, pues no vale nada...

ojalá el campo no pierda del todo el aura mágica que antes lo envolvía.

un saludo muy afectuoso.

P.D: JuanBM, magníficos posts sobre la escritura, sobre todo las composiciones pictóricas.

Marquinho dijo...

Excelente trabajo... los batik están increíbles. Ni hablar de los textos. Felicitaciones. Un saludo afectuoso.

Lady Zurikat dijo...

Ahora que puedo comentar, aprovecho para avisar que he tomado prestada una de tus imagenes del elogio de la escritura, pero citando rigurosamente la fuente. Es que con el Photoshop yo soy media bestia, vio? pero tendre que practicar, pues mi padre quiere que le ilustre su libro.

El argonauta enmascarado dijo...

Hay culturas y idiosincrasias que son absolutamente imposibles de definir sin la imprescindible figura del campesino.
Imágenes, textos y curiosidades,... simplemente excepcionales.

Saludos.

manuel_h dijo...

preciosas imágenes y texto.

Eso sí, los agricultores del pequeño pueblo donde vivo ya no son así.

besos

Tania dijo...

Antes de nada, muchas gracias por vuestra presencia. Es bueno estar entre vosotros.

Sé bienvenida, Isa. Me alegro que te hayas llegado aquí, ya he paseado un poquito por tu blog y me ha gustado lo que he visto. Volveré en breve.

Gracias, Luis, es curioso cuánto necesitamos las metaforas, las imagenes, para traducir los sentimientos. Y tu fotopoesía lo hace tan bien - me impresiono con la intensidad tu obra, hay como una gran busca... Y tu comentario me hizo recordar este pedazo de poema:
“Dame metáforas, imágenes, literatura,
porque en real verdad, en sério, literalmente,
mis sensaciones son un barco de quilla para el aire,
mi imaginación una áncora medio
sumergida,
mi ánsia un remo partido,
y la textura de mis nervios una rede secando
en la playa.” Álvaro de Campos (o Fernando Pessoa)

Me alegro que te gustara el poema, Persio. Gran parte de la obra de este poeta está dedicada a la poesía social, al rescate de los valores humanos. Y sé, por lo que leo en tu sitio, de tus reflexiones sobre eso.

Dulce Artemis, eres dueña de tanta poesía y hay siempre mucha generosidad dentro de tus palabras... gracias.

Silvia, lo mismo sucede conmigo cuando te visito. Creo que logras hacer de tu blog lo que sugere su hermoso titulo, “el filandón”... (por cierto, fue lo primero que me encantó allá, conocer el significado del filandón... es hermoso).

Querido Juan, una vez escuché hablar sobre los olivos de Jaén y he imaginado un hermoso paisaje, poético (no tenemos aceituneros por aquí...). Gracias por mostrarme este poema, me he conmovido mientras lo leía. Creo que traduce bien, enormemente bien, los sentimientos que me movieron a publicar esta entrada (porque he visto muchas veces, de muy cerca, hermosas plantaciones y tambien los ojos de esa gente simple, anonima, que labora la tierra y como dice el poema, deja allí su vida...)

Sí, Osselin, cuánto dolor hay en los gritos mudos... Una vez más, muchas gracias por dejarnos aquí tu poesía, es un regalo.

Aítor, muchas gracias por compartir ese recuerdo donde aparece la huella de tu bisabuelo. Una vez he visto las maquinas cortando la caña de azucar – y esa visión me asustó mucho.

Hola, Marquinho, me alegra que te guste los batik, me encanta la obra de este artista y me ha hecho bien compartir un poquito con la sensibilidad de vosotros.

Lady: saludos y suerte con tus ilustraciones.

Argonauta, gracias. Creo que es así como hablas sobre la figura del campesino.

Gracias por tus palabras, Manuel.

Dejo a cada uno de vosotros un abrazo afectuoso, junto al deseo de un bonito fin de semana.

Clarice Baricco dijo...

Maravilloso poema y las imágenes también.
Y esa delicia de vocabulario....
Agradecida por darmelo a conocer.

Abrazos

Otra Chilanga dijo...

¡Cómo ansiaba regresar a esta su casa! Tenía tanto tiempo de no pasar por aquí y ahora que por fin tuve un poco de ello no pude evitar enredarme en los tropos que se tejen entre las imágenes y las palabras vuestras, y quedarme allí por algunos minutos, para luego ir a la pizca del algodón y encontrar la poesía que nos regalan para mirar con nuevos ojos una realidad que a veces, por defecto profesional, se me escapa. Muchas gracias.

MentesSueltas dijo...

Hermosisimo, gracias por compartir estas letras, que descubro hoy, gracias.

Dejo un abrazo desde Buenos Aires.

MentesSueltas

JuanBM dijo...

Yo también doy las gracias por estas visitas y presencias.

Un abrazo

Tania dijo...

Hola Clarice, no te imaginas cuánto he disfrutado de tu blog y tu sensibilidad para las artes, lo de Javier Marín aun me tiene impresionada... gracias a ti.

Otra Chilanga, sí, esas realidades a veces poco nos damos cuenta... gracias por pasarte y por tus palabras.

Mentesueltas, me alegro mucho que te hayas llegado aquí. Sé bienvenido y gracias por tu comentário.

Abrazos a todos.