20 noviembre 2006

La mirada de la nostalgia



Nostalgia. Memoria del deseo enfrentada al transcurrir del tiempo, al devenir. Es la mirada anhelante de las sendas perdidas que ya no existen salvo en nosotros. En algún momento tocamos su vacío y su presencia. El ser que no es.

La experiencia vital de la nostalgia acaba llevándonos a la pregunta: ¿qué es el deseo?, ¿qué buscamos a través de él?, ¿ a través de él nos buscamos a nosotros mismos?.

La mirada de la nostalgia es el quicio por el que podemos asomarnos a nuestro hondo misterio. La otra biografía que habla de nuestro prendimiento.

Las fotografías que acompañan a este pequeño comentario inciden en esa sensación de ver a pesar del tiempo, sentir en nosotros lo que le sobrevive como anhelo... y anhelar es estar siendo en la otra dimensión de nuestras vidas, más allá del tiempo y del espacio, en ese otro universo, el emocional, donde nada está hecho de lógica sino de surtidores entre las sombras.


Publicado por JuanBM

8 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Has reflejado de un modo tan hermoso la nostalgia - con palabras y con imágenes - que nada puedo hacer, salvo quedarme pensando. Saludos cordiales.

El argonauta enmascarado dijo...

Agunas veces me he preguntado si la nostalgia es un mágico brebaje para ayudarnos a envejecer.
Felicidades por tus tan acertadas reflexiones.

Saludos.

Mónica dijo...

Adoro esta imagen, realmente hermosa, no hubiese sabido expresar tan bien la nostalgia como tú lo has hecho. Sigues teniendo magia en la mirada y en las palabras, no cambies nunca.
Besos, Mónica

biosofia dijo...

Yo no la puedo d-escribir con palabras, en este momento me tiene atada de manos la muy déspota.
Beeeeeeeeeeeeeeeeeesos!

Distinto dijo...

Me gustó mucho tu blog. Un saludo.

Persio dijo...

intento no hacer de la nostalgia un deporte nacional, auqnue a veces me gane por goleada.
muy buenas letras, me llegan demasiado!
abrazos!

SENGHOR dijo...

Muchas gracias. Yo también celebro vuestros sitios en los que me pierdo y encuentro siempre algo enriquecedor, ya quisiera yo tener más tiempo para estas cosas.

Saludos

Ártemis Sublime dijo...

la nostalgia... ufff... esa..., hace lo que quiere de mí y a toda hora, te diría que soy su esclava si yo no la hubiera llamado, jeje!

un abrazo gigante!