22 diciembre 2005

Historias invisibles



Detrás de la historia oficial que sólo recoge quién nos gobernó hay una historia jamás escrita e invisible. Es la historia de los sin poder, de aquellos que la sufren.... Aquellos, que contra viento y marea, se rebelan, dicen no, como si su vida estuviera en clave de mito griego y tuvieran que enfrentarse a “los dioses” de sus épocas con sus esfuerzos cotidianos, con su negación silenciosa, con el sudor y la fe como llama de sus pequeñas vidas. Con su pequeña cordura llena de osadía contra la ceguera colectiva. Con el trabajo silencioso en los arrabales de la historia. Con sus manos encallecidas y fatigadas se construyó otro mundo más habitable.

Los humildes sin poder son siempre los sacrificados, los silenciados, los expulsados, los olvidados.... los vencidos siempre; no por la razón sino por la razón de la fuerza, pero pese a la derrota, son en realidad ellos los que hacen posible una historia más humana.... porque con sus pequeños esfuerzos se enfrentan a los férreos absolutos acuñados en cada época, a sus altares y a sus sacrificios obligados del Todo por la Patria, del tiempo del morir por el Todo. Son ellos los que cortan la alambrada de espino y horadan el muro, abren los resquicios, sueñan sendas de lo que un día serán los caminos futuros, impensables en su época. Son las pequeñas flores de una humilde primavera sólo fiel a sí misma, y que con su presencia y testimonio, con su sacrificio fueron la semilla y la raíz de futuros veranos cálidos y serenos de otra cultura vital y emocional, que alguna vez fue peregrina.

Ellos y ellas nunca salen en los libros, sus rostros nos son anónimos, pues son siempre otros los que se cuelgan medallas y méritos y ocupan las fotografías, pero siempre cerca de uno hay páginas invisibles de un libro jamás escrito, lleno de pequeñas historias de gentes humildes y cotidianas, que vivían no sólo para sí mismos. Su manera de trascenderse eran sus pequeñas solidaridades junto a los demás y sus luchas, su resistencia vulnerable contra los acontecimientos por un mundo más justo.

4 comentarios:

Tana dijo...

H@la,
Espero que seas feliz. Lo he ocntado por ahí, pero también te digo: Viajará durante estos días de vacaciones y fiestas. Os echaré de menos.
Un beso,

joan dijo...

Hola he llegado aqui a través del blog de Aether.
Mira que me gustan los libros, mira que han sido mis compañeros durante horas de silencio, mira que a veces los acarició casi como si fuesen amantes.Pero estoy siempre he pensado que aquellos libros que verdaderamente escriben la historia, la de los seres humanos, son aquellos que jamás encontraremos en un sopote tangible, sinó aquellos que se esvriven en los corazones de los que viven y de aquellso que los recuerdan.

muralla dijo...

Sabias palabras las que has escrito. Son las vidas anónimas las que de verdad cambian el mundo.
Preciosa foto, ¿Qué historia tendrá detrás?
Bicos.

SENGHOR dijo...

Gracias por el interés y los comentarios. Anjoc, comparto el interés por los libros, y me maravilla la idea de que haya historias escritas en los corazones. En África los ancianos son las bibliotecas de la comunidad. En Europa sólo hay una historia oficial. Me gusta también tu página.

Muralla, sí, la fotografía tiene una historia detrás. Quizás a todas las fotografías les pase algo así.

Saludos