22 octubre 2011

Tura


 "Nuestra verdad posible tiene que ser invención, es decir escritura, literatura, pintura, escultura, agricultura, piscicultura, todas las turas de este mundo. Los valores, turas, la santidad, una tura, la sociedad, una tura, el amor, pura tura, la belleza, tura de turas. "

Rayuela ,  Julio Cortázar

5 comentarios:

Tania dijo...

Querido Juan,

Hace algunos días fue al teatro y la obra tenía como tema esa fuerza de creativa y transformadora que habita nuestro interior y en una parte era muy triste ver como tantas veces queda olvidada, dormida, sin llegar a ser… por tantas pequeñas razones... Qué bueno que hay el arte en su incansable oficio de acordarnos, como ese precioso fragmento de Cortazar y esa imagen encanta y hace sentir.

¡Me alegra mucho que vuelvas a publicar! Me encantan tus invenciones, ya lo sabes.

Un beso,

Tânia

mabel casas dijo...

fuerte creatividad, acompañando a cortázar

un gusto pasar

jorge fraga dijo...

Habrá que computar esto como un nuevo caso de sincronicidad; El uso simultáneo de dos fotos tuyas acompañando y acompañadas por sendos textos de Rayuela, en tu blog y en el mío.

Las fechas no coinciden exactamente (22 de octubre en tu caso, 1 de noviembre en el mío), pero yo había concebido la reunión de foto+texto mucho antes, desde que te pedí permiso para usar la fotografía.

Voy a prorrogar ese mismo permiso -unilateralmente,lo admito- para colgar ahora a "Tura" en mi blog.

¡Un abrazo!

Juan Bautista Morán dijo...

Querida Tania:

Como me gusta que hables de esa fuerza creativa que vive en cada uno de nosotros, en la mirada o en la sombra, viva o dormida en el fundo, esperando despertar, ser llamada o convocada. Cuando nos alejamos de ella, nos sentimos mal y ello ya dice lo que está ocurriendo.

Ahora echo de menos el tiempo necesario para seguir publicando pero no desisto, pervivo.

Saludos, Mabel, y gracias por pasarte por aquí

Estimado Jorge, debe ser como dice un nuevo caso de sincronicidad. Esta Tura ha nacido por volver a releer a Cortázar, revivir el libro y al lector que yo era hace tiempo, sentir que el tiempo ha tansformado también mis ojos. Rayuela es mi libro antídoto contra esa Gran Costumbre de la que hablaba su autor.

Y quiero agradecer todo su esfuerzo por agrandar la lectura de Rayuela hasta convertirla en la poesía necesaria que llena de epifanías al estilo Morelliano.

Un abrazo

Índigo dijo...

Este hombre árbol que levanta sus manos hacia el cielo y se eleva, haciendo volar sus raíces; y la belleza, en letras, músicas, sonidos y poesía, convertida en reina de todas las turas. Y el azul, que tanto me gusta, y que invocas con esa criatura. Y Cortázar como broche de oro. Y el reencuentro con tu creatividad y la de tus criaturas. Un abrazo grande y añil, J. B.