22 septiembre 2007

O som da rua


Porque o coração se abre...

¿Qué es la música?... ah, no sé decirlo... pero ella llena de belleza la vida...
Mientras uno canta, el mundo se convierte en maravilla...
Es cuando estoy transmitiendo mi felicidad para otras personas...
El corazón se abre... y parece que cuanto más tú cantas, más tienes ganas de cantar...
[1]


O som da rua

La música de la vida que no se calla. Lugares donde la justicia social pasa lejos y lugares que sueñan con la paz. Y una gente humilde que no deja la realidad árida endurecer el corazón – al contrário, cuando el corazón es el manantial de canciones que inventan la alegría donde tanto se la necesita.
En 1997 el cineasta Roberto Berliner salió a recoger la música de esas calles carentes, saber qué gente es esa que, a pesar de todo, canta y sonreí cantando... Dio al proyecto el nombre de Som da Rua (sonido de la calle) y recorrió el Brasil en sus adentros, fue hacia Angola y Nepal. El resultado de sus andanzas fue una série con treinta y siete cortos documentales, con duración media de tres minutos cada uno. Son fragmentos de vidas sencillas que no pueden imaginar un mundo sin música, por ello inventan instrumentos y canciones; toman las plazas, esquinas y estaciones. Como si fuera una misión. Tienen una sonrisa dulce, como una alegría de ser fiel al propio corazón. ¿Por qué cantas?, ¿qué es la música? – y nacen respuestas simples o, por veces, no se sabe como explicarlo muy bien, mejor mismo es contestar tocando y cantando...

Haku, Nepal
De Roberto Berliner, 1997, 2 minutos

Raji Tanang es un típico músico de aldea de la politicamente conturbada región de Haku, en Nepal. Mientras la temporada de los casamientos no comienza, única epoca del año en la que es posible ganar dinero con música en estos remotos pueblos, él trabaja como sastre y entretiene su familia con canciones de la tradición Tanang (llamada Selo), que son muy apreciadas, incluso por miembros de otras etnias. Animada por la música, la mujer de Raji prepara el delicioso haku chhoyla (guisado picante de carne, servido con arroz y vino hecho en casa). En las aldeas de Haku, donde no hay energia electrica, rádio o televisión, la música todavía es la mayor diversión. [2]


Sanfoneiros – Pernambuco, Brasil
De Roberto Berliner, 1997, 3 minutos

El acordeón (sanfona) es uno de los instrumentos más populares en el noreste de Brasil. En la región fuertemente marcada por la pobreza y las sequías, la música es alegre. El señor Ambrosino es tímido pero abre una gran sonrisa para decir que la música es siempre diversión para la gente, ¿no?... Paulo, Sebastião y José son obreros que en las horas de descanso animan plazas, estaciones y fiestas populares. Paulo es carpintero y habla que el acordeón acaba con todos sus pesares. José trabaja como albañil y se siente guardiano de la cultura, por ello, con hambre o sin hambre, hay que alzarla.



Coral das Lavadeiras – Minas Gerais, Brasil
De Roberto Berliner, 2004, 3 minutos
Mientras lavan la ropa en el río, las mujeres cantan. Como sus madres y sus abuelas. En 1991 ellas fueron descubiertas por un músico fascinado por aquellas voces y cantigas mestizas. Crearon una asociación, siguen lavando ropa para la gente de la ciudad, pero, ahora también van a otros lugares mostrar sus cantares y hasta ya se presentaron en Portugal. Una de las señoras se ríe: “pero desde niña me gusta cantar, por las noches cuidaba los menores y empezaba a cantar; y, ¿te imaginas?, yo en esta edad y los que entienden de música me dicen ¡que soy una cantante!".


Carnaval em Angola – Benguela, Angola
De Roberto Berliner, 1997, 2 minutos
Antonio acaba de llegar en tren a su región natal, Benguela (Angola), junto con otros soldados para unos días de huelga. Él está contento y pide al vecino que busque la guitarra. Regresar para casa, habiendo sobrevivido a la guerra, ya es casi carnaval. [3]


Notas:
[1] Traducción casera de algunas frases recogidas en los cortos de la série.
[2] y [3] Traducción casera de las sinopsis que acompañan estos cortos.

[4] Las imagenes fueron tomadas del sitio Porta-curtas, sitio cultural que exibe cortometrajes en lengua portuguesa y por donde todos los episodios pueden ser vistos.
Para ver la serie, haz un clic: som da rua. Para ver otros cortos, haz un clic: porta-curtas.
Cuando la pantalla abre, elige el corto y haz un clic en “assista”, en la primera vez, te preguntará la clase de conexión (banda larga o linea discada).


20 comentarios:

Reportera de interiores dijo...

Oi, Tania!

Qué documento más bello! Cómo prevalece la vida y la alegría aún en situaciones muy precarias. Cuánto tenemos que aprender de eso... nosotros, que dramatizamos cuando nos falta dinero para un caprichito. Bueno, y la música, que es la expresión pura.
Y qué buen ojo tienes, Tania, para elegir las cosas que muestras. Siempre con una sencillez que impresiona.
Un abrazo grande desde Madrid
ana

El Toro de Barro dijo...

Hace mucho tiempo, leía un libro de Stephan Huizinga, Homo Ludens, en la que hablaba de esa cualidad enteramente humana que el placer del juego, de la música y de la fiesta. No hace falta viajar por las calles desasistidas para comprobarlo, pero sorprende mucho que en el infamundo donde habitan seres sin más destino aparente que el de soportar el yugo de la pobreza las calles se llenen de música y color, como una gigantesca rebelión ante la vida y -a la vez- como un canto a esa misma vida. ERa bueno recordarlo, y yo te lo agradezco...
un fuerte abrazo
Carlos

Ch dijo...

Olá, Tania;
Interessante essa postagem sobre universalidade musical. Parece-se mais e mais plausível que a música nos remeta a outros mundos, outras realidades, profundos mergulhos onde alimentamos o intelecto com elementos provenientes nas mais variadas culturas.
A própria vida se nos apresenta em variadas dimensões.
Abraço do
Carlos

Ch dijo...

Ah...aproveito para agradecer-lhe a simpática visita ao Almofariz.
Sinta-se sempre em casa.
Abraços.
Carlos

RocanLoveR dijo...

Sí que la música llena de belleza la vida ... la música misma es el sonido de la vida atravesando el tiempo, nos trasciende y supera los pesares de los dias..

Hermoso post, saludos Tania.

Miguel Schweiz dijo...

Este trabajo que has hecho es una maravilla Tania... Jo, me he quedado que no sé cómo explicarte.
Besos

JuanBM dijo...

Querida Tania

Precioso este homenaje a la gente humilde. En ellos, entre ellos la vida da el fruto de otra música. Una música llena de penares y alegrías, y ella misma transforma, se contagia, crece dentro de nosotros.

Yo también prefiero esta música de los caminos, de las calles, la otra literatura que es oral y musical.

Gracias, porque no tenía ni idea de que este trabajo existiese. Y gracias por esa manera de sentir y vivir.

Un beso

livia soares dijo...

Olá, Tania!
Alegro-me muito que vc tenha visitado meu blog. O Canto de Espumas é um lugar deveras comovente e simpático; e restaura na gente a alegia de viver. Já vejo que virei aqui muitas vezes.
Um abraço!

MaleNa - La Porteña dijo...

Cuando percibo la belleza, me reclino silenciosamente y la festejo.
Así hago ahora.
Mi gratitud.

NAMIBIANO FERREIRA dijo...

Tanta beleza, este teu post, tania, merecia um premio, meus parabens e muito obrigado pelas tuas visitas!
Bjs
Namibiano

MaleNa - La Porteña dijo...

Queridos compañeros, hacedores de belleza, le pido permisito para ejercer el honor de linkearlos a mi blog.

Me conmueve cuando los otros se manifiestan desde una mirada real, tantas veces dolorosa.

Mi reverencia para ambos dos.

M.

Osselin dijo...

Apreciada Tània:
MI segunda pasión es la música. Qué lástima que vivas tan lejos! Tengo cientos de CD de músicas del mundo. Lo que ibamos a difrutar intercambiando música, hermana.

Marquinho dijo...

Bellísimo y conmovedor. Excelente utilizaciòn de los materiales sensibles, buen gusto e imaginación.
Un fuerte abrazo.

Lila Sarai dijo...

Gracias por tu visita a mi espacio!
Comparto contigo que las historias de la gente, de la vida que pasa, de lo que va girando en este mundo es precisamente lo que lo sostiene...es el que realemente existe y pasa frente a nosotros.
Buena Vibra

Tania dijo...

Gracias a todos por las presencias amigas. Bueno, el post es porque delante de cosas así, sentimientos fuertes toman cuenta de mi – un dolor inmenso por ese abismo social absurdo que genera tanta pobreza y, también, un respeto y un amor por esa gente que, pese a todo, mantiene el corazón vivo, generoso, que inventa la alegría donde no sería posible...

Querida Ana, muchas veces se me ocurre, de creer que no estoy en un buen día y alguien que tendría mucho más razones para no sonreír, me regalar una sonrisa... (y yo te escribo luego que regresar de un pequeño viaje)

Carlos: una rebelión ante la vida y a la vez, un canto a la vida... yo creo que es así. Una vez uno de esos musicos anónimos, de un lugar muy carente, me dijo que lo único que no podían quitarle era su corazón – y que era desde el corazón que nacía su música, sentía debía compartirla para hacer otras personas un poquito más felices... era su participación en la belleza de la vida, aunque nadie le diera este derecho...

Carlos (ch): creio que a universalidade da música pode, tantas vezes, construir as pontes tão necessárias entre essas várias dimensões... tomara que o faça mais...

Saludos a ti también, Rocandlover. Y estás cierta la música transciende y, en el caso, yo creo que ayuda a mantener la llama de la esperanza viva...

Hola Miguel: me alegro mucho con tu visita!

Gracias, Juan. Ya lo hablamos mucho, ¿no? de esa belleza que habita la calle, que nace en el cotidiano, de la gente humilde. De los otros poemas que pulsan en la calle... :)

Oi, Lívia! Fico feliz com a sua chegada... gostei muito do que você escreve. Seja bem-vinda.

A ti también, Malena, te doy la bienvenida. Gracias por tus palabras amables y, seguramente, es todo un honor el enlace en tu bella, tan bella casa...

Olá, Namibiano... a beleza é dessa gente que, apesar de tudo, não se entrega... e sustenta a vida. Um carinho enorme para Angola...

Sempre uma alegria ver-lhe, caro José! E pensa que não sei da sua paixão musical? E quanto já não desfrutei – e aprendi – com a música que toca na sua casa... certamente falaremos mais sobre isto. :)

Saludos, Marquinho! Gracias por tus palabras, me alegro mucho con tu visita.

Hola, Lila! yo también te doy la bienvenida.

Bueno, mi fin de semana empieza un poquito más temprano y estaré unos días fuera, más cerca del mar que de algun ordenador. Así que yo antecipo mis buenos deseos a cada uno de vosotros.

E deixo a todos um abraço bem grande :)

Edna B. dijo...

Caros amigos Tania e Juan
Muito me sensibilizou essa pequena "mostra" músical, focalizando a grandiosidade do homem artísta, mesmo inserido na pobreza, nessa barreira social, tão presente em meu país, o Brasil. Percebe-se que mesmo diante das dificuldades sociais, a sensibilidade se destaca, como um impulso a vida.
Um mundo melhor, e com dignidade para todos! esses são meus sinceros votos a essa gente maravilhosa.
E para vcs, resta-me parabenizá-los por essa oportunidade, em aqui presenciar tanta sensatez.
abraços

Alejandro Herrera dijo...

La música en definitiva es la esencia que enriquece la vida, que sería del mundo sin su presencia.

Un abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Tania preciosa:

Cuando un corazón está cansado, adolorido, esconderse entre la música de Brasil, es un buen medicamento.
La belleza está aquí.
Y los oídos y los ojos se sacian. Y el corazón azul se torna en mil colores.
Gracias por darme esto.
Te abrazo inmensamente.

También a Juan.

mabel casas dijo...

tania
me he embebido de música...de sensaciones pensando en lo que ella genera
y sobre todo la relación que establece´s con lo social
es parte de lo cultural popular ancestral
y un modo de canalizar frustraciones y mostrar al mundo "esto nos pasa" mirenos! estamos tanto en la tierra como ustedes!...
gracias
abrazos

Pilar M Clares dijo...

Estoy estudiando portugués, qué casualidad encontrar esto aquí. Leí recientemente a Horacio Costa, el poeta brasileño, todo un descubirmiento. Su serie sobre las cicatrices, las que no se ven y sin embargo modifican el modo de ver me llegó al alma.