31 agosto 2007

Como el mar


Como el mar que sueña lleno de ímpetu con abrirse imposibles caminos y se desgarra en las rocas, dejando los jirones de su ser y su sed de mundo y de infinito. Dolor y vida, dolor y sueño. Ser y sed en la imposible mansedumbre de sus aguas que no conocen la derrota, absortas en su misterio que precede a la luz de sí.

Ser y sed. El mismo clamor silencioso que habita en el viejo y en el niño. La misma conspiración de todo en el cosmos y que es como el mar, como el oleaje que somos sobre el tiempo. Vaivén contra las rocas, estela de espumas, nómadas en sus crines de deseo.





Sed y ser, como el mar que sueña en la imposible mansedumbre de sus aguas.

Como el mar, el viejo y el niño. Como el mar, dolor y sueño. Vaivén contra las rocas, renacer muchas veces antes de morir, caballo inagotable de espumas.

Como el mar, que te contempla en una playa y te busca en sus orillas, y susurra y te llama, y besa tu cuerpo con su desnudez de azules, en la conspiración de todo en el cosmos, raíz de vida y sueño, absorto en su misterio.


26 comentarios:

Otra Chilanga dijo...

Como el mar, y como las espumas que le cantan. Saludos desde México, porque es un placer seguirle.

RocanLoveR dijo...

Hermosas palabras.. JuanBM, me encantó la foto del viejo y el niño, ser y sed de vida..

Saludos!

Aulo dijo...

Me recordaste lo de Alberti "¿porqué me desenterraste del mar?" al mar lo tenía yo abandonado, pero este año estamos recuperando el contacto, la verdad es que soy de pueblos marineros y el mar es mi punto de referencia, un saludo

Clarice Baricco dijo...

Qué ganas de hundir mis ojos en el mar, què ganas de besarlo!

Mientras me quedo suspirando y sintiendo con tu bello fragmento y con esas imágenes que transportan.

Abrazos entre la lluvia...a Tania y a ti.

Miguel Schweiz dijo...

Sin palabras. Es belleza en estado puro Juan. Hasta el escribirte da la sensación de estar perturbando el ambiente que creas.

Mustafa Şenalp dijo...

çok güzel bir site.

Anna. dijo...

Hermosas palabras que recuerdan la primera vez la ola toca los pies cuando somos niños, como muestra de un imponente sueño que se filtra en la sólida alma de los pasos que abren caminos en la arena..

Un abrazo.

Anna.

manly dijo...

Tus letras parecen arañar a quien las lee. Me gusta, tienen fuerza y realismo.
Te dejo un saludo.

Isaac Gruthier dijo...

JuanBM,

Qué susurro hace usted con las olas del mar... recordé la magia que entre ecos se teje. La magia que su eco y el hueco de un tejedor ya muerto han hecho:

MAR
(Xavier Villaurrutia)
Te acariciaba, mar, en mi desvelo.
Te soñaba en mi sueño, ¡inesperado!
Te esperaba en la sombra recatado
y te oía en el silencio de mi duelo.

Eras, para mi cuerpo, cielo y suelo;
símbolo de mi sueño, inexplicado;
olor para mi sombra, iluminado;
rumor en el silencio de mi celo.

Te tuve ayer hirviendo entre mis manos,
caí despierto en tu profundo río,
sentí el roce de tus muslos cercanos.

Y aunque fui tuyo, entre tus brazos frío,
tu calor y tu aliento fueron vanos:
cada vez más te siento menos mío.

Pérdone que deje un poema a este hermoso texto que nos has compartido, pero como el vaivén que ostenta el sonido, sólo a un eco precioso regresa un eco salido.

Abrazos y saludos,
Su amigo,
Isaac G.

Tania dijo...

Las tres fotos son bellas, pero esta segunda... me llevó a las lágrimas... es pura ternura tocando el misterio de la vida... El texto es precioso, las palabras dibujan olas y caminos.

Y me alegro mucho por ese cartel al lado... Es bonito ver los frutos de esos lazos tejidos en el aire, con hilos de arte y amistad. Os deseo muchas felicidades.

Besos

Otra Chilanga dijo...

De lujo la exposición en México, hasta que se me va a hacer verlos, bueno, sus trabajos, en vivo y a todo color. No me lo perderé. Saludos.

Miosotis dijo...

Un texto hecho de espumas y sentimentos!

El mar es todo para mí. No podria vivir sin el!

La segunda foto es encantadora de ternura!

Saludos, también a Tania,
de Portugal frente al mar

ladani dijo...

Hola Juan, como siempre, todo texto, imagen, sensación que me llegue del mar, me completa un poco, me devuelve algo de la nostalgia del mar que diariamente me ataca.
Te mando todos mis mejores saludos y deseos, tengo pocas palabras en el alma estos días, si las tuviera, este comentario sería más largo.
Gracias gracias

Lady Zurikat dijo...

Somos todos como el mar, vamos y venimos como la marea...
que imagenes preciosas... encantadosras.

El Toro de Barro dijo...

Yo siempre tuve miedo al mar, sobre todo a esos mares tranquilos que dibuja el Mediterráneo, cuyo fondo -desde muy pequeño- siempre me pareció una fauce impredecible que sólo estaba abierto por descanso. Luego, fíjate por donde, me enamoré de una mujer, que hizo de su poesía un perpetuo homenaje al mar, y de éste una metáfora del amor y de la muerte. Le edité varias cosas, aunque ya no por amor, sino por ese enorme respeto que suelo sentir por lo distinto. Aquí están sus poemas, para quien los quieta ver.

http://eltorodebarro.blogspot.com/2007/07/invitaciones-de-el-toro-de-barro_26.html

Ahora sólo me queda recuperarme de la conmoción de alma que se ha derivado de este texto tan sabio de Juan...

Osselin dijo...

Tu ultima foto es tu alma. Y tu alma es bella.

Osselin dijo...

Yo tambien estoy muy ilusionado con nuestra exposición en Mexico.
Yo expongo también en Colombia, no recuerdo ahora si tú también.

El Toro de Barro dijo...

La mujer del farero

Cuando arrojo a los peces de su reino
ciñó la tristeza al faro, se le murieron
los hijos, los pechos, las entrañas.
Suyo era el gesto preciso de inclinar
la cintura hacia el ocaso,
cimbrear las mareas domesticando
el pulso circulatorio de las aguas.
La tarde trajo aquilones homicidas,
desmelenada cola de pescado,
un golpe de roca entre los dientes.

Un día de su pecho huyose el mar,
bandada de gaviotas alejándose.
Hallaron su blusa en la escollera.

El viento en el mar.
El mar en su seno.
Su seno ondeando
sin ton ni son,
camisa loca.


Este poema es de Mercedes Escolano. Y viene al hilo de este mar...

El Toro de Barro dijo...

Ulises se embarca hacia Ítaca

Pitando las sirenas un cántico de viaje
suelta amarras la embarcación
comienza a desprenderse de su labio
estírase el beso el último beso
el pecho una madeja devanándose
lluvia la espuma del mar
contra el rostro
se quedaron los ojos cosidos a la costa
y casi ciego
un pañuelo blanco ve agitarse a lo lejos
es la esposa que implora mar en calma
sus enaguas en la mano

(Y este es otro poema de Mercedes Escolano, editado en el Blog Poesía de El Toro de Barro, como el anterior)
Tenía que compartirlo con todos vosotros

"Pic" dijo...

Estimado Juan BM, Sr., me llamo Eduardo Banda, novel fotografo instruido por un tiempo y de manera permanente por uno de los que considero uno de los mas fotografos ejemplares, Arturo Avila Cano, él fue quien me hablo de su labor con esas almas que no se calman hasta que se acuerdan que tienen que crecer, así también, me hablo de su trabajo el cual no puedo dejar de admirar, pensando en la espuma y el liquido aquoso que se dibuja en mis retinas y me hace recordar el sentimiento catartico de mi primera experiencia con el mar, tambien me ha hecho recordar a Spencer Tracy y por ende uno de los libros que hace mucho (incluso no recuerdo cuando) leí, El Viejo y la Mar, la experiencia contra la voracidad de una juventud dicipada... Pez y Viejo, Viejo y Pez, Viejo Pez-Pez Viejo...

Gracias por el hechizo de congelar el dinamismo del mar, gracias por su trabajo y labor, y felicidades por la próxima expo en Cd. de México, espero poder conocer más de su trabajo el proximo 14 de Sep... CARPE DIEM

JuanBM dijo...

Muchas gracias por todos y cada uno de los comentarios, profundamente agradecido.

Otra Chilanga, gracias por atesorar la utopía, y porque otro mundo es posible construido con justicia y libertad, como aquel grito de "Tierra y libertad".

Saludos, Rocanlover.

Aulo, me recordaste también con el recuerdo de otro verso de Alberti, aquel en el que decía: porque me trajiste, padre a la ciudad". Creo que el mar se convierte en elemento esencial para aquellos que nacen a su lado.

Clarice, tus palabras nacen de ese corazón apasionado, de esa vitalidad que pones en todo y que se contagia.

Gracias, Miguel, me alegro de que te gustara la entrada, creo que tú también vives y sientes el mar.

Mustafa, lamento no conocer tu lengua para leerte.

Preciosas palabras las tuyas, Anna.

También, te dejo un saludo aquí, Manly.

Tania, el niño es mi sobrino y lo cierto que su mirada tiene profundidad casi siempre, yo me pregunto muchas veces en qué pensará para mirar así ¿será esa mirada a la que se vuelve siendo ya adulto y que restaura la armonía de lo que nos rodea?. Que lo pases bien en tu día de fiesta.

Yo tampoco puedo vivir sin el mar, Miosotis, y el mar que rodea a tu país es precioso.

Ladani, yo también necesito silencios para que las palabras vuelvan cargadas de sentido. Te deseo el mayor de los éxitos en esa obra en la que andas embarcada.

Saludos, Lady, para mí también es un pequeño placer seguirte la pista.

José, también celebro tu otra exposición, la de Colombia. Ya me contarás.

Bueno, y quiero saludar especialmente a Isaac y a Carlos Morales (El toro de barro), por enriquecer esta humilde página con otras visiones del mar. La poesía afortunadamente nunca es un teorema cerrado y absolutista, sino el deseo profundo de veracidad suspendidos en la emoción. Así que gracias también por los versos de Villaurrutia y por los de Mercedes Escolano.

Te contaré, Carlos, que yo vi el mar por primera vez con 9 o 10 años, pero tuve la sensación de haberlo oído antes. Me crié en Navarra en un pueblo, donde el viento todas las tardes removía las hojas de los árboles. Aquellos sonidos de la naturaleza eran como la voz del mar, así lo recuerdo. Vivir un paisaje en otro.

También, mis saludos a Pic, Eduardo, afortunadamente Arturo Ávila da sus clases magistrales de foto en un aula sin muros, su blog, así le puedo seguir y tiene un hermoso compromiso con la fotografía y su difusión. Visitaré tu página.

Y espero no haber olvidado a nadie. Hermoso fin de semana, a tod@s.

Un abrazo

Edna B. dijo...

Cara Tania,

Encantada estou em ter sido "encontrada" por vc, estou aqui maravilhada com o Canto das Espumas, belas fotografias, com textos corentes, profundos...e com dicas interessantes em assuntos diversos. Será um prazer enorme, aqui estar sempre, e espero vc tb sempre por lá, será sempre prazerosa essa troca cultural, amigos que somam, que encantam.
Seria também um prazer lhe apresentar um amigo poeta,com extremo bom gosto e conhecimento em assuntos relacionados a arte e cultura, deixarei aqui o endereço do blog dele, se me permitem, e qdo puderem, sei que serão tb bem acolhidos. Agradeço sua atenção e atenciosa acolhida, aproveito para desejar um bom final de semana,abraços.
--
o endereço do amigo Carlos
http://www.almofariz-nob.blogspot.com/

Edna B. dijo...

desculpe,corrigindo ai:
"Canto de Espumas"

Reportera de interiores dijo...

Lindísima y evocadora foto del mar. Es como un sueño, salvo el grafiti, a mí me rompe el clima. Bueno, aún así, dan ganas de colarse en ella.

Un abrazo

ana

Tania dijo...

Olá Edna,

Fiquei muito feliz que tenha vindo, eu adorei a sua casa, está cheia de vida e sensibilidade, dá pra perceber que faz tudo com muito carinho e por isso disse que não a perderia de vista... :). Dou-lhe as boas-vindas em meu nome e também no de Juan, poeta que faz essas fotos que lhe encantaram... e que na verdade é quem mantém e faz praticamente tudo por aqui, é dono de uma alegria imensa em compartilhar. Você é do lindo Mato Grosso, não? Eu vivo em São Paulo e, de começar por impulso estudar um idioma fui me maravilhando com esse mundo que fala o espanhol e, mais que tudo, com as pessoas que a vida foi colocando no meu caminho desde então. Por isto estou aqui hoje...
Já vou visitar o blog do seu amigo Carlos, e agradeço muito a sugestão, pois acredito no que disse, sobre os amigos que somam e encantam.
Será uma alegria ver-lhe sempre por aqui. Um abraço grande.

... y para ti, Ana, también te envio un abrazo enorme :)

Marquinho dijo...

Muy buen post, excelentes imágenes y palabras. Exitos en la exposición en tierras mexicanas. Larga vida a la fotopoesía.
Un abrazo,