05 abril 2006

Nunca antes dije a nadie



Nunca antes dije a nadie:
me dejaré llevar por tus ojos,
y te seguiré por amaneceres,
por arrabales y naufragios
despojado de asideros y miedos.

Y te seguiré. Iré a ti. Iré contigo.
Y me desvelarás de mi yo dormido.
Me liberarás de palabras viejas y manidas,
amarilleando de desencanto.

Acaso el amor sólo sea
salir de uno mismo,
dejar la casa paterna y la patria,
hacerse viajero
llamado por otras realidades.
Hacerse mestizo,
dejando pasar la vida por nosotros,
sin resistirnos a su clamor
de mar que se desgarra
contra las rocas.

3 comentarios:

biosofia dijo...

"Acaso el amor sólo sea
salir de uno mismo,"

Sin palabras...
Solo saludar y admirarte en este poema.

nuage dijo...

Qué bueno que alguna vez lo puedas decir y lanzarte a seguir y seguir; dicho así "nunca" no suena tan eterno, sino apenas un pedacito de pasado. Me encanta leerte. Un abrazo, precioso poema.

SENGHOR dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Salir de uno mismo, arruinar nuestro propio narcisismo, o lo que es lo mismo buscar ese estado naciente que Alberoni encontraba en el amor y en la acción de amar. Dejarse llevar, perder cierta endogamia mental que nos ata y no nos permite valorar, querer.. amar. Romper los últimos bastiones de nuestro miedo, dejarse llevar...