27 febrero 2006

Del tiempo



Tiempo vacío y tiempo lleno. Contrapunto. Tedio y pura vida encendida. Tiempo en el que me detuve sintiendo su peso. Tiempo en el que recobré el asombro. Ser y tiempo parecen unidos. El tiempo como la escritura del ser que deja su huella física y psíquica, deja sobre la piel la cicatriz de su fuego. El recuerdo es su forma y su contenido. Dolor del tiempo baldío y perdido. Espiral de las horas y los días que desata y germina proyectos, sueños, las pequeñas maravillas que nos dan su aliento. El tiempo es su papel en blanco, su posibilidad de horizonte, su tierra germinativa. La venda que cierra las heridas. La hora de trascendernos siempre tiene la forma de una cita, de una mañana esperada contra las horas muertas, eternas. Ese tiempo nuevo nos salva como una tabla inesperada a un naufrago.

Amar es ir haciendo un rastro abierto en el tiempo que deshace su sentido, deshace su fugacidad, su sombra, su incertidumbre. Su fruto es el tiempo que me culminó. Tiempo y ser quedan unidos, sujeto y acción. Haber sido en el pentagrama del tiempo, una música propia sin la premura de crecer demasiado pronto. Niño, adolescente que adolece la vida que llegará, adulto que llega a un puerto desconocido que no siente como propio, sino como otra inmensidad.

Lo cotidiano es gris y carcelario porque es tiempo vendido, nuestro tiempo hecho ajeno a nosotros mismos. La vida que nos robaron día a día. La impostura, el precio. La prisa es una violencia ejercida contra ese otro orden que es dar tiempo al tiempo.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los griegos, segun leí algun día, tenían dos palabras para el tiempo – “Chronos”, el del reloj, de la ciencia, que divide el tiempo en trocitos exactamente iguales, indiferentes a la vida o la muerte... y “Kairós”, el tiempo cualitativo, el tiempo realmente vivido, quizás ¿medido con los latidos del corazón? (a veces sereno otras agitado, al ritmo del miedo, del amor...).
Eso regresó a la memoria con tus palabras, con tus reflexiones, con las sensibles fotos. La prisa, la violencia de las horas indiferentes que el corazón no entiende... corazón entiende de amor, de musica, de vida vivida...
Tiempo vacío y tiempo lleno. Eso me queda dando vueltas...

Te deseo una semana serena.
Tania

SENGHOR dijo...

Gracias por tu aportación y por recordarme el "Kairós" de los griegos.

Lo del tiempo vacío y el tiempo lleno es algo difícil de explicar. Cuando vives intensamente el tiempo parece culminar, en cambio cuando las emociones no acompañan o no se entregan al tiempo, la sensación o quizás la emoción es el tedio.... Nunca he entendido la expresión "matar el tiempo" que es algo así como librarse de él, de su peso cuando está vacío.

Besos

biosofia dijo...

Si el tiempo es distancia, ¿Qué tan lejos estaremos que parece no tener fin?, ya lo dijo el maestros de maestros en dramaturgia:
“La vida es un cuento, lleno de miedo y de furia, contado por un idiota, y que nada significa.
Pero el pensamiento es esclavo de la vida, la vida es un pelele en manos del tiempo, y el tiempo que a todo el mundo inspecciona, debe tener una parada.”
Lo primordial es buscar esa parada y en esa busqueda uno encuentra recreos satisfactorios como este escrito suyo, felicidades por él.
Saludos

nuage dijo...

conozco ese parque o es otro parecido?